Matriz Ø

Aproximación variable al fondo de algo

Este es un espacio para el tránsito de ciertas reflexiones acerca de la poética. No tanto de la poesía, que de hecho es un fenómeno que cada vez me interesa menos en el sentido de lánguido registro al que se asoma, precisamente por no cuestionarse en su justa medida ni posicionarse en relación a los dispositivos que la generan. Atendiendo al hecho -para mí irrefutable- de que resulta necesario un análisis de la perspectiva relacional entre el ser humano y su entorno para acometer ciertos nuevos riesgos poéticos, me infundí un cierto valor etéreo para anotar algunas prospecciones al respecto. No son más que eso, pero puede llegar a ser bastante más.

-La interpelación autómata al mundo a través de un dispositivo linguístico que actúe como una conciencia de sí soberana, no ligada a sujeciones individuales. Una mirada y una voz en la que el signo no sea la intermediación de lo que hay afuera, sino que sea una matriz por medio de la cual ese afuera se dé, se exprese y se conforme. Desprovisto de requisiciones y de adquisiciones, el lenguaje entendedio como soberanía neutra se adhiere a las cosas para dar voz a su sentido por medio de la simbiosis. El lenguaje no debe de referenciar ni intermediar la materia. Debe darse a ella por medio de un objetivo sígnico que actúe a la manera de un autómata espiritual: registrar el burbujeo del oceáno de Solaris situándose lo bastante cerca del mismo como para que cualquier acción humana en dicho entorno pudiera ser descartada , o en el que caso que se diera, que supusiera una auténtica insensatez.

-El lenguaje debería ser el mecanismo que permitiera al ser humano acceder allí donde como ser humano en sí mismo le resulta imposible. Allí donde no consigue ver ni oír, ahí donde sus pulmones empiezan a encharcarse y a sufrir los efectos del exceso de presión -o de la despresurización. El lenguaje como cámara videográfica enviada a la las profundidades abisales o a las inalcanzables distancias cósmicas. O, por contra, a cercanía micrológicas imperceptibles. En un caso y otro, espacios en los que la acción humana pasa precisamente por desvanecerse y otorgar al dispositivo linguístico la potestad de decirle “qué hay allí”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s