Invectiva contra el letrismo

El estupor intelectual de no hallar las palabras

El estupor intelectual de no hallar las palabras

-una fantasía de escolio a Lefebvre-

Emborronar las texturas del espacio
con signos bílicos de un lenguaje hepático
sin haber antes olfateado
lo inmediato al propio cuerpo:
el hedor simple y llano de la disidencia
que desprenden las ruínas;
el perfume envenenado
de la piel llena de espinas.
Ahí empieza la otredad del mundo,
ahí se fragua en silencio el desacato.

El intrusismo primario de la letra,
aún y pretendida
como materia díscola
no deja de arremolinar el/nuestro ámbito
en el vórtice programático
de un pensar que se piensa
magnífico en su [abstracta] indecencia.
Entonces ya no sólo olvidamos el espacio
sino que además
estamos
perdiendo
el
tiempo.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s